• Verifica Honduras

Más de 1.2 millón de hondureños consumen desinformación en redes sociales

SmartCom, el Colegio de Periodistas de Honduras y la Escuela de Periodismo de Ceutec unieron esfuerzos para sentar una línea base en el país.


En un reciente estudio en desarrollo de Comunicaciones Estratégicas (SmartCom) se ha demostrado que cerca de un millón 200 mil catrachos y catrachas siguen páginas de redes sociales que divulgan desinformación. Ese 1.2 millón de hondureños y hondureñas han dado “like” o me “gusta” a 58 páginas de Facebook y siguen a seis cuentas en Twitter que publican desinformación de forma casual o constante.


La investigación que desarrolla SmartCom, en colaboración con el Colegio de Periodistas de Honduras (CPH) y la Licenciatura de Periodismo de CEUTEC/UNITEC, ha recopilado data que permite, en esta primera fase, el establecimiento de una línea base en torno a los contenidos de desinformación que se generan en medios digitales en Honduras.

El 95% de la desinformación se genera desde Honduras, según el análisis de los datos a través de la página de Transparencia de la red social Facebook.

Esta línea base, que ha evaluado diferentes perfiles en Facebook y Twitter (64 en total), evidencia que el 91% de las cuentas identificadas como canales de difusión de desinformación están en Facebook (58) y un 9% en Twitter (6).


Un dato relevante es que el 95% de los administradores de las páginas de Facebook que generan desinformación radican en Honduras, según los portales de Transparencia de cada una de esas cuentas.


Altas Interacciones

En el informe We Are Social 2021 se destaca que en Honduras la palabra Facebook se encuentra como la segunda más buscada en Google.


Sin duda, la incesante propagación de desinformación en línea tiene su base en que la acción compartir se realiza 2 veces, en promedio, en la red social, por lo que toda información generada en esta plataforma está aún más expuesta a las fronteras de la desinformación.


Y una prueba de esta alta exposición se refleja en la data recopilada por SmartCom, en la que se evidencia, por ejemplo, que de las 58 cuentas de Facebook que divulgan desinformación, el 21% de esas cuentas tienen más de 500 interacciones promedio por cada publicación. En 2019 Facebook ya había cancelado 1,800 cuentas falsas en Honduras.

Asimismo, un 30% de esas cuentas registró una interacción entre 100 y 500, mientras que un 15% de los perfiles obtuvo un promedio de entre 50 y 100 interacciones, mientras que un 21% registró entre 0 y 50 internacionales.


“La metodología para hacer esta medición, respecto al nivel de interacciones de estos perfiles en redes sociales, tomó como base las últimas diez publicaciones realizadas por cada una de las 58 cuentas de Facebook”, explicó Mario Cerna, cofundador de SmartCom e investigador de este estudio.


En torno al nivel de interacciones, Cerna analizó que “es un fenómeno preocupante, porque los niveles de interacciones: likes, comentarios y compartidos en las desinformaciones son altos, sobre todo si se comparan con perfiles en Facebook de noticieros formales, que a veces, por mucho, alcanzan entre 0 y 30 interacciones”.


Observatorio de la desinformación

En el 2021, Honduras tuvo un crecimiento digital considerable en redes sociales como Facebook, Facebook Messenger, Instagram, LinkedIn y Twitter de 17.1% comparado al del año pasado, donde la cifra incrementó de 4.1 a 4.8 millones de usuarios, cantidad que representa aproximadamente la mitad de la población hondureña conectada en los medios sociales, según el Digital Report de We Are Social.


La desinformación recorre los navegadores de manera rápida y con dificultad se puede cuantificar qué información errónea se encuentra publicada.


En su mayoría, los usuarios omiten la verificación de datos para probar la autenticidad de la noticia, y tomando en cuenta que el tráfico web incrementó un 85% desde el año pasado, refleja la razón de la difícil tarea de frenar este problema.


Ante la infodemia, es decir, ante la ráfaga de información es importante conocer algunos pasos para identificar información errónea o falsa; entre ellas el evaluar la fuente, no conformarse con los titulares, validar la identidad del autor, comprobar la fecha y examinar las pruebas aportadas.


A nivel latinoamericano se estima que 7 de cada 10 personas no saben identificar una desinformación y, en Honduras ese porcentaje podría ser un poco más alto sobre todo considerando las realidades tecnológicas de cobertura y capacidades digitales.


“Esto incrementa con la facilidad de acceso a las redes sociales de manera más inmediata a través de los dispositivos electrónicos, en especial, los móviles. Es por eso que es imperativo la instauración de una plataforma que apoye y guíe a las y los hondureños en este proceso de educación en su consumo de desinformación”, analizó Natalie Acosta, cofundadora de SmartCom.


En la siguiente entrevista al noticiero Hoy Mismo, Acosta ofrece más detalles de los hallazgos.



De cara a este panorama se crea del Observatorio de la Desinformación (www.verificahn.com), una plataforma o herramienta ciudadana que estará a disposición de aquellas personas que deseen sumarse a esta iniciativa para frenar la desinformación en Honduras; y a la vez fortalecer una de las competencias digitales fundamentales, el procesamiento de información, fomentando la alfabetización mediática.


Para Aldo Romero, jefe Académico Nacional de la Licenciatura en Periodismo de CEUTEC/UNITEC: “este es un esfuerzo trascendental y la academia está comprometida en participar de estrategias y experiencias orientadas al combate de este fenómeno, es claro que tanto la desinformación como la proliferación de noticias falsas, han aumentado la incertidumbre entre los ciudadanos al grado de convertirse uno de los factores principales para la desestabilización política, social y económica”.


Agregó que “este fenómeno debe ser objeto de profundas evaluaciones e investigaciones académicas y por eso estamos permanente involucrando a nuestros estudiantes en el desarrollo y la promoción de técnicas de alfabetización mediática para identificar la veracidad y legitimidad de la información que las audiencias consumen y que estos a su vez puedan replicar con otros grupos de interés”.


Por su lado el presidente del CPH, Osman Reyes, expresó que “este es un digno ejemplo de cómo los gremios acompañados con la academia podemos enfrentar los nuevos desafíos que como sociedad nos afectan y hacer verdaderas transformaciones”.


Reyes concluyó diciendo que “hoy, con la presentación de esta línea base de la desinformación en medios digitales en Honduras, estamos demostrando que se puede contrarrestar este y otros flagelos que tanto daño causan en las percepciones y formas de pensar de nuestra ciudadanía”.



36 vistas0 comentarios